Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios. aceptar
Hace mucho tiempo ya

En el año 1856 un joven matrimonio procedente de Capellades (Barcelona) llamados José Ferrer y Poch y Josefa Vidal y Fragoso, llega a Sevilla para así poder poner rumbo a Cádiz y de allí embarcar a América, probar fortuna, y empezar una nueva vida. Lo llamaban por aquel entonces “Hacer las Américas”.

Por razones del azar, aquel barco que sólo partía dos veces al año, zarpó sin ellos. Así que la joven pareja decidió montar su pequeño negocio en Sevilla mientras esperaba a que transcurriesen otros seis meses. Alquilaron un pequeño local en el número 5 de la calle Sierpes y se dedicaron a hacer lo que mejor sabían: fabricar tinta para que los demás pudieran hacer lo que a nuestros días ha llegado como una pasión: Escribir.

Aquella Sevilla de mediados del Siglo XIX se transformó en su querida “América” y decidieron quedarse para transmitir de generación en generación el amor por el buen papel, las tintas con sus infinitos colores y matices y la caligrafía clásica con sus plumillas y cálamos. Una profesión que heredó su hijo Federico Ferrer y Vidal, y éste transmitió a su vez a sus hijos, Manuel y Adolfo Ferrer González.

Estrella Ferrer, en la cuarta generación afronta los momentos del cambio de tendencia, el de la era informática, el cambio del lápiz por el teclado. Con la certeza de que hay pasiones que no tienen fecha de caducidad, amplía horizontes y pone a disposición útiles de escritura de marcas Japonesas, las últimas tendencias en estilográficas y tintas de las marcas más emblemáticas, bellísimos papeles húngaros, encuadernaciones francesas hechas a mano, diarios con cubiertas de piel y bronce así como plumas de ganso rematadas en preciosa orfebrería italiana. Todo esto sin dejar de lado los icónicos artículos de escritorio fabricados en España, los objetos nostálgicos que caracterizaron la Papelería clásica y un sinfín de curiosidades que hacen del escritorio un espacio con vida.

Han pasado cinco generaciones de Ferrer y sólo queremos mantener el legado tan bonito que de padres a hijos ha ido pasando: Ayudarte a Escribir