Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios. aceptar
IV Centenario de Shakespeare Ver más grande

Diario Manuscrito IV Centenario de Shakespeare

PB3585-5

Nuevo producto

En el 400 aniversario de la muerte de William Shakespeare, homenajeamos a uno de los grandes escritores de todos los tiempos con nuestro primer diario de Edición Especial Paperblanks. Para nosotros es un honor volver a incorporar al catálogo de Paperblanks este extraordinario fragmento manuscrito de Shakespeare, incluido originariamente en nuestra colección Manuscritos Bellos.

Características

  • Formato Interior: liso
  • Tamaño y Páginas: 180 x 230 (Ultra) 144 páginas
  • Cierre: broche metálico
  • Número de Cintas marcapáginas: 1
  • Contiene bolsillo interior
  • Tipo de encuadernación: cosido al lomo

Más detalles

23,31 €

  • En torno a 1860, al tiempo que culminaba su obra Los miserablesVictor Hugo escribió desde el destierro: "Shakespeare no tiene el monumento que Inglaterra le debe". A esas alturas del siglo XIX, la obra del que hoy es considerado el autor dramático más grande de todos los tiempos era ignorada por la mayoría y despreciada por los exquisitos. Las palabras del patriarca francés cayeron como una maza sobre las conciencias patrióticas inglesas; decenas de monumentos a Shakespeare fueron erigidos inmediatamente.

    shakespeare_william.jpg

    En la actualidad, el volumen de sus obras completas es tan indispensable como la Biblia en los hogares anglosajones; HamletOtelo o Macbeth se han convertido en símbolos, y su autor es un clásico sobre el que corren ríos de tinta. A pesar de ello, William Shakespeare sigue siendo, como hombre, una incógnita.

    Grandes lagunas, un ramillete de relatos apócrifos y algunos datos dispersos conforman su biografía. Ni siquiera se sabe con exactitud la fecha de su nacimiento. Esto daría pie en el siglo pasado a una extraña labor de aparente erudición, protagonizada por los "antiestratfordianos", tendente a difundir la maligna sospecha de que las obras de Shakespeare no habían sido escritas por el personaje histórico del mismo nombre, sino por otros a los que sirvió de pantalla.

    Francis Bacon, Edward de Vere, Walter Raleigh, la reina Isabel I e incluso la misma esposa del bardo, Anne Hathaway, fueron los candidatos propuestos por los especuladores estudiosos a ese ficticio Shakespeare. Según otra teoría, su amigo el dramaturgo Christopher Marlow habría sido el verdadero autor: no habría muerto a los veintinueve años, en una pelea de taberna como se creía, sino que logró huir al extranjero y desde allí enviaba sus escritos a Shakespeare.

    Ciertos aficionados a la criptografía creyeron encontrar, en sus obras, claves que revelaban el nombre de los verdaderos autores. En consonancia con las carátulas teatrales, Shakespeare fue dividido en el Seudo-Shakespeare y en Shakespeare el Bribón. Bajo esta labor de mero entretenimiento alentaba un curioso esnobismo: un hombre de cuna humilde y pocos estudios no podía haber escrito obras de tal grandeza.

    shakespeare_amigos_2.jpg
    Shakespeare (derecha) con otros literatos y amigos en la Mermaid Tavern de Londres

    Afortunadamente, con el transcurrir de los años, ningún crítico serio, menos dedicado a injuriar que a discernir, más preocupado por el brillo ajeno que por el propio, ha suscrito estas anécdotas ingeniosas. Pero de las muchas refutaciones con que han sido invalidadas, ninguna tan concluyente, aparte de los escasos pero incontrovertibles datos históricos, como el testimonio de la obra misma; porque a través de su estilo y de su talento inconfundibles podemos descubrir al hombre.

  • FabricantePaperblanks
    Formato InteriorLiso
    Tipo EncuadernaciónEncuadernación en Lomo
    CierreBroche
    Material EncuadernaciónPapel